¿Por qué la reina Isabel II va a ser enterrada en un ataúd revestido de plomo?

La práctica de colocar póstumamente a la realeza en ataúdes forrados con plomo se remonta a cientos de años; de hecho, el de la Reina Isabel II ha estado listo para ella desde hace 30 años 

El ataúd está forrado de plomo y ha estado listo para la Reina desde hace 30 años.
El ataúd está forrado de plomo y ha estado listo para la Reina desde hace 30 años.
Foto: AARON CHOWN/POOL/AFP / Getty Images

El pasado 8 de octubre sorprendió al mundo la muerte de la Reina Isabel II del Reino Unido, sin embargo, entre una serie de extrañas tradiciones que involucran su muerte, se ha destacado un hecho poco conocido: su ataúd pesará una cantidad sorprendente, en comparación con su estructura delgada. 

Esto se debe a que, al igual que la princesa Diana y el príncipe Felipe antes que ella, su ataúd estará revestido de plomo. De hecho, ya está forrado de plomo y ha estado listo para ella desde hace 30 años.

La práctica de colocar (póstumamente) a la realeza en ataúdes forrados con plomo se remonta a cientos de años

Durante siglos, los reyes, reinas, príncipes y princesas han sido colocados en ataúdes de plomo para preservar mejor sus cuerpos. La tradición data de una época en la que aún no se disponía de métodos modernos de conservación: el uso de formaldehído para conservar los cuerpos no se descubrió hasta 1869.

La descomposición es, obviamente, algo que afecta a todos, desde los reyes hasta los campesinos, lo que significa que los cuerpos pueden terminar de una manera particularmente desordenada, como le sucedió al primer rey normando de Inglaterra, William el Conquistador. 

William sufrió una lesión mientras cabalgaba en una batalla que le atravesó los intestinos. Mientras moría lentamente, las personas en su vida, a la mayoría de las cuales no había tratado bien, incluido su hijo, con quien estaba en guerra real, decidieron no organizar su funeral. Después de su muerte, su cuerpo quedó en descomposición sobre una losa de piedra mientras esperaba que alguien se ofreciera como voluntario.

Eventualmente, un caballero se encargó de transportar el cuerpo 112 kilómetros (70 millas) hasta Caen para ser enterrado, mientras el cuerpo continuaba descomponiéndose. El rey, que ya no estaba ocupado con asuntos de gobierno, ahora pasaba las horas acumulando gas a través de la descomposición.

Al llegar, un incendio en la ciudad calentó un poco más el cadáver y mantuvo esos gases en expansión. Para el día del funeral, estaba demasiado hinchado para caber en el sarcófago. Sin dejarse intimidar por la física básica, como un niño que intenta meter un juguete cuadrado a través de un agujero en forma de círculo, los sepultureros intentaron meterlo allí de todos modos.

Fue en ese momento cuando el cuerpo explotó y “las entrañas hinchadas reventaron, y un hedor intolerable asaltó las fosas nasales de los transeúntes y de toda la multitud”, según el monje benedictino y cronista Orderic Vitalis.

Los miembros de la realeza que llegaron a su ataúd en los siglos siguientes han tenido un final más digno gracias a un método que significa que sus cuerpos se conservan hasta un año más de lo que ocurre en los ataúdes estándar. 

Los ataúdes revestidos de plomo retrasan la descomposición del cuerpo al mantener la humedad fuera del ataúd. El plomo no se descompone y, por lo tanto, permanece hermético, evitando la descomposición.

Este tipo de ataúd estuvo fuera del rango de precio para todos, excepto para los más ricos, durante siglos en Europa, y en el Reino Unido todavía se requiere legalmente para cualquier cuerpo que vaya a ser enterrado en la superficie.


También lee:
· Reina Isabel II: con su muerte cambiarán artículos cotidianos como billetes, monedas y banderas
· Destruyen restaurante en Escocia porque la dueña celebró en redes sociales la muerte de la reina
· ¿Los hijos de Harry y Meghan obtendrán títulos reales?