Cuál es la manera más saludable de cocinar y consumir huevos

La manera en que prepares los huevos mantiene o disminuye los beneficios que ellos pueden brindar a tu cuerpo

Elegir la forma de preparación de los huevos puede influir en la absorción de sus nutrientes.
Elegir la forma de preparación de los huevos puede influir en la absorción de sus nutrientes.
Foto: Shutterstock

Los huevos contienen proteínas, vitaminas, minerales, grasas saludables y otros nutrientes, como señala Healthline. Esto los convierte en alimentos muy beneficiosos para el cuerpo humano, lo que se suma a su precio comúnmente asequible.

No obstante, la capacidad que tengan los huevos está muy relacionada con la manera en que los cocinemos y en cómo los consumamos. Si quieres saber cuáles son las formas más saludables de incluirlo en tu alimentación, los siguientes apartados serán muy útiles para ti.

¿Por qué es más saludable consumir huevos cocidos que huevos crudos?

Consumir huevos cocidos es más saludable y seguro para nosotros en términos generales en comparación a si llegásemos a consumirlos completamente crudos.

Las proteínas en los huevos cocidos son más digeribles que aquellas presentes en huevos crudos. De hecho, el cuerpo humano puede consumir el 91% de las proteínas en huevos cocidos, 40 puntos porcentuales más respecto a las proteínas en huevos crudos.

Este cambio en la digestibilidad de las proteínas pudiese ocurrir por los cambios estructurales que sufre el huevo con la aplicación de calor. Mientras que las proteínas en huevos crudos están más dispersas, ellas mismas se concentran más después de la cocción.

Huevos cocidos
El consumo de huevos cocidos es altamente recomendable si deseas obtener la mayor cantidad de proteínas. Fuente: Pexels

¿Qué maneras de cocinar afectan negativamente los nutrientes del huevo?

A pesar de que cocinar los huevos permite una mejor digestión de las proteínas, esto también perjudica la absorción de otros nutrientes.

Lo anterior se percibe más en los métodos de cocción que se apoyan en altas temperaturas y que se extienden por un prolongado periodo de tiempo. Esto se debe a los siguientes efectos que promueven.

Deterioro de nutrientes

La cocción de los huevos incrementa la digestibilidad de las proteínas, pero afecta negativamente a otros nutrientes, lo que no es inusual.

Por lo menos, se ha descubierto que la cocción disminuye la proporción de vitamina A en los huevos entre un 17 y 20%. Esto también aplicaría para el contenido en antioxidantes.

Sobre esto, un estudio descubrió que cocer los huevos por poco tiempo puede contribuir a una mejor conservación de los nutrientes, incluso si dicha cocción se realiza a altas temperaturas. 

Oxidación del colesterol en los huevos

Cuando los huevos se cocinan a altas temperaturas, el colesterol contenido en ellos puede oxidarse al punto de convertirse en compuestos conocidos como oxisteroles.

Hay personas que toman sus precauciones en cuanto a la posible presencia de colesterol oxidado en la sangre ya que se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

A grandes rasgos, los métodos cortos y que requieran temperaturas relativamente bajas son las mejores maneras de preparar los huevos dado que generan una menor oxidación del colesterol y ayudan en la retención de los nutrientes del huevo. 

También te puede interesar:

Aprende a preparar deliciosas hamburguesas de lenteja

Por qué no deben faltar en tu dieta estos 5 alimentos ricos en minerales

Sin excusa para adelgazar: 4 deliciosas recetas con espinaca de kiwilimon muy fáciles

Qué es la masa madre y cómo prepararla en casa