Delta rechaza la propuesta de exigir una prueba negativa de COVID-19 a los pasajeros durante vuelos en Estados Unidos

El director general de Delta ha rechazado las peticiones de imponer una prueba COVID-19 antes de tomar un vuelo en Estados Unidos calificando la idea como "terrible" ya que la propuesta podría retrasa un año más la recuperación económica

Durante 2021 Delta Airlines registró pérdidas de $12,400 millones de dólares.
Durante 2021 Delta Airlines registró pérdidas de $12,400 millones de dólares.
Foto: PATRICK FALLON / AFP / Getty Images

Ed Bastian, el director general de Delta, ha rechazado la petición de hacer obligatorio una prueba de COVID-19 antes de tomar un vuelo al interior de Estados Unidos. Bastian calificó la propuesta como “terrible” además de asegurar que obstaculizaría la recuperación de la industria aérea. El CEO de Delta afirmó que la medida podría ofrecer pocos resultados positivos en salud pública y sugirió que la propuesta podría hacer más daño a la industria que bien.

Durante una entrevista con la cadena CNN, Bastian respondió ante las conversaciones que la Casa Blanca lleva a cabo con los Centros de Control de Enfermedades (CDC) que han determinado que todos los viajeros internacionales que lleguen a Estados Unidos deben presentar un resultado negativo de la prueba de COVID-19 obtenido durante tres días antes de su llegada.

“Los CDC están estudiando todas las opciones”, dijo el Secretario del Transporte Pete Buttigieg al preguntarle sobre la propuesta de vincular las pruebas de coronavirus a los viajeros que realicen vuelos domésticos. “Tiene que existir sentido común, medicina y ciencia en la respuesta”, dijo Buttigieg.

Por su parte, Bastian aseguró que en caso de aplicar la medida “sería una pesadilla logística que haría retroceder no solo a la industria del transporte, sino a todo el sector de viajes como la hotelería“, que en su opinión podría retrasar por lo menos otro año la recuperación.

El sector aéreo ha comenzado a crecer de nuevo ya que las compañías están transportando en promedio más de un millón de viajeros al día. Bastian aseguró en la entrevista que volar es la forma más segura de viajar y afirmó que existen pocos casos documentados en todo el mundo de personas que han contraído la COVID-19 por tomar un avión.

La medida podría incluso quitar alrededor del 10% de los recursos para las pruebas de las personas que están enfermas debido a la dificultad para conseguirlas. Por si esto fuera poco, el jefe de Delta Airlines aseguró que con la aplicación de la medida las personas dejarían de viajar, lo cual dijo sería una “terrible decisión”.

Relacionado: Mayor espacio para los viajeros: Delta anuncia que dejará libre el asiento de en medio en sus vuelos hasta el 30 de marzo

Delta Airlines registró pérdidas de $12,400 millones de dólares en hasta el 31 de diciembre de 2020, según informó el sitio Simple Flying. Entre las grandes aerolíneas con sede en Estados Unidos, Delta es también la más optimista a corto y medio plazo. La aerolínea espera obtener beneficios este próximo verano.

Un informe de la Escuela de Salud Pública de Harvard concluyó el año pasado que volar es tan seguro o sustancialmente más seguro que otras actividades que la gente realiza.

Suponiendo que los pasajeros practiquen el distanciamiento social, utilicen mascarillas y, en general, se adhieran a prácticas sanitarias e higiénicas sensatas, el informe concluyó que hacerlo; “reduce el riesgo de transmisión del COVID-19 a bordo de un avión por debajo de otras actividades rutinarias durante la pandemia, como hacer las compras en el supermercado o comer fuera”.

Estas conclusiones sanitarias han sido aprovechadas por las compañías aéreas desde el año pasado, incluida Delta y la aerolínea todavía promociona el informe en su sitio web.

Te podrá interesar: