Obesidad: un aguacate a diario, una clave para combatirla

Los aguacates son el superalimento del momento, su compleja fórmula nutricional y contenido en grasas monoinsaturadas los vuelve un magnífico aliado de la salud. Los expertos han comprobado que un aguacate al día es la adición dietética perfecta para combatir la obesidad: son saciantes, quema grasas y magníficos supresores del apetito

Los aguacates son ricos en fibra y grasas monoinsaturadas, que benefician el metabolismo y combaten el síndrome metabólico.
Los aguacates son ricos en fibra y grasas monoinsaturadas, que benefician el metabolismo y combaten el síndrome metabólico.
Foto: Nadine Primeau on Unsplash / Unsplash

Cada 31 de julio se celebra el Día Nacional del Aguacate, el pretexto perfecto para hablar de uno de los más grandes tesoros nutricionales que nos ha dado la naturaleza. A estas alturas todos sabemos que los aguacates son uno de los superalimentos más valorados en la actualidad, se asocian con numerosas bondades para la salud. Uno de los más relevantes, son sus propiedades para controlar la obesidad y potenciar la pérdida de peso. 

En algún momento se tuvo cierta creencia negativa sobre el consumo de aguacates y el peso corporal, la principal razón era su aporte calórico y contenido en grasas. Sin embargo, es simplemente un mito ya que el aguacate es una de las mejores adiciones dietéticas para controlar el peso corporal. Para mayor contexto: cada aguacate tiene 322 calorías y 29,5 gramos de grasa, es de 10 a 20 veces más de lo que podrías encontrar en cualquier otro artículo del pasillo de frutas y verduras. Por lo tanto, es seguro decir que el aguacate podría considerarse más una grasa que una fruta y lo mejor de todo es que se trata de grasa monoinsaturada, simplemente la mejor para la salud.

De tal modo que el aguacate, con su capacidad comprobada para reducir el colesterol, calmar el hambre, controlar la glucosa en sangre e incluso reducir la grasa del vientre, es posiblemente uno de los pocos alimentos que son perfectos para combatir la obesidad. Descubre cuáles son las más relevantes razones.

1. La ciencia ha demostrado que un aguacate reduce la grasa del vientre

Se ha descubierto que cambiar los aceites de cocción por variedades como el aceite de aguacate, que es rico en ácidos grasos monoinsaturados y oleicos puede reducir la grasa abdominal. Esto a su vez no solo es un beneficio “estético” es un gran aliado para mejorar la salud ya que disminuye el riesgo de síndrome metabólico, se trata de un concepto que se refiere a una combinación de marcadores de salud negativos asociados con el peso corporal y que se deriva en enfermedades crónicas. Un estudio encabezado por Penn State encontró que las personas que consumieron 40 gramos (aproximadamente 3 cucharadas) de aceites con alto contenido de ácido oleico a diario durante cuatro semanas redujeron su grasa abdominal en un 1.6% en comparación con aquellos que consumieron una mezcla de aceite de lino/cártamo, que es comparativamente alto en grasas poliinsaturadas. Complementario a ello se cuenta con una referencia interesante de la revista Diabetes Care, que encontró revelaciones significativas: una dieta rica en grasas monoinsaturadas puede prevenir la distribución de la grasa corporal alrededor del abdomen al regular a la baja la expresión de ciertos genes grasos.

2. Son magníficos supresores del apetito

Una exquisita cucharada de aguacate puede ser simplemente uno de los más eficaces supresores del apetito conocidos por el hombre, claro sucede lo mismo con el aguacate. En un estudio publicado en Nutrition Journal, los participantes que comieron medio aguacate fresco con el almuerzo informaron una disminución del 40% en el deseo de comer durante las horas posteriores. De manera específica se recomienda el guacamole, que en tal solo una porción de dos cucharadas aporta 60 calorías y es el mejor aliado para controlar el apetito y comer más cautelosamente. 

3. Mejoran la calidad general de la dieta

Uno de los secretos mejores guardados de las personas sanas y en que gozan de un peso saludable ¡es comer aguacate diario! Según la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES), un programa creado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC): comer medio aguacate de tamaño mediano a diario está altamente correlacionado con una mejor calidad de la dieta en general y una reducción del 50% en el riesgo de síndrome metabólico. De tal modo que las personas que consumen aguacate en su dieta diaria no solo informaron un índice de masa corporal más bajo y una circunferencia de cintura más pequeña, sino que también consumieron significativamente más frutas y verduras, fibra y vitamina K, nutrientes asociados con la pérdida de peso. Es un hecho comer aguacate no solo beneficia el peso y la salud, conduce a una mejor alimentación ¡maravilloso!

4. El aguacate mejora la absorción de los nutrientes

No es ningún secreto decir que el consumo de verduras bajas en calorías, ricas en vitaminas, fibra, antioxidantes y repletas en nutrientes, es una medida importante que puede encoger significativamente la cintura. Son el mejor amigo de cualquier persona que desea bajar de peso y combatir la obesidad. Sin embargo, expertos nutricionistas coinciden en que no obtendrás mucho de esa gran ensalada, si no agregas un poco de grasa. Y cuando se trata de grasas, las que se encuentran en los aguacates son las mejores. Se cuenta con un estudio interesante publicado en Molecular Nutrition & Food Research, los investigadores alimentaron a los participantes con ensaladas cubiertas con aderezos a base de grasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas, y analizaron su sangre para detectar la absorción de carotenoides solubles en grasa, compuestos que combaten enfermedades asociadas con un mejor peso y grasa. ¿El resultado? Las verduras cubiertas con grasas monoinsaturadas requerían la menor cantidad, solo 3 gramos, para obtener la mayor absorción de carotenoides, mientras que los aderezos de grasas saturadas y grasas poliinsaturadas requerían mayores cantidades de grasa (20 gramos) para obtener el mismo beneficio.

5. El aguacate reduce los niveles de colesterol ‘malo’

Los aguacates llegaron para hacerle competencia a las manzanas, la ciencia ha comprobado que un aguacate al día realmente puede mantener a raya al médico y sobre todo los niveles de colesterol LDL. Un estudio publicado en Journal of the American Heart Association, contó con la participación de 45 personas con sobrepeso quienes siguieron tres dietas diferentes para reducir el colesterol durante cinco semanas. Los tipos de dieta fueron los siguientes: una dieta era más baja en grasas, con un 24% de las calorías totales provenientes principalmente de grasas saturadas y no incluía aguacate. Una segunda dieta sin aguacate fue más moderada en grasas, con un 34% de las calorías totales provenientes de grasas saturadas en su mayoría. La tercer dieta fue moderada en grasas, al 34%, pero reemplazó algunas de las grasas saturadas con un aguacate Haas entero por día ¿El resultado? La lipoproteína de baja densidad (LDL), el colesterol “malo”, fue 13,5 mg / dL más baja entre las personas que hicieron dieta con aguacate que el grupo bajo en grasas, lo suficiente para reducir significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca. Los investigadores atribuyen los resultados al contenido de grasa monoinsaturada del aguacate, que puede desempeñar un papel importante en la reducción del colesterol elevado: un factor en la resistencia a la insulina, el exceso de peso y la obesidad. 

6. Los antioxidantes del aguacate neutralizan los radicales libres y aceleran el metabolismo

Probablemente no lo tengas tan claro pero los radicales libres no solo son responsables del daño oxidativo y una larga lista de enfermedades crónicas: sabotean el metabolismo. Los radicales libres son moléculas de oxígeno destructivas, subproductos naturales del metabolismo, que desencadenan varias reacciones en el cuerpo que destruyen las células y el ADN, causando todo tipo de problemas de salud y uno de los principales es la obesidad. Por fortuna los antioxidantes en las frutas y verduras frescas pueden ayudar a neutralizar algunos radicales libres, pero no pueden llegar a las mitocondrias y eso es un problema;  cuando las mitocondrias no funcionan correctamente, el metabolismo funciona de manera menos eficiente ¿La solución? Come aguacates diario. 

Te puede interesar: