¿Haces deporte y no consigues adelgazar? Descubre qué estás haciendo mal

Para muchos, el objetivo de hacer deporte es adelgazar, pero esto por lo general no se consigue.

La constancia es uno de los requisitos básicos para ver resultados con el ejercicio.
La constancia es uno de los requisitos básicos para ver resultados con el ejercicio.
Foto: Shutterstock

La idea general de hacer deportes para muchas personas es perder peso. Sin embargo, puedes estar todo el día en un gimnasio y notarás que posiblemente todos tus esfuerzos son en vano. Entonces puede que te cuestiones que todo lo que estás haciendo no funciona.

Pero no te desanimes. Existen algunas variables que a lo mejor no estás tomando en cuenta, por eso es importante que debas saber lo que estás haciendo mal si con el ejercicio que estás haciendo no logras adelgazar.

Si estás haciendo solo cardio, tienes un problema

Los ejercicios de cardio son fundamentales, sí, pero no son los únicos. Además, puede que te esfuerces más en quemar calorías que grasas, según lo señala Vitónica.

Si bien es cierto que te ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular, no es la mejor opción si quieres mejorar tu figura.

Los ejercicios cardiovasculares, y un entrenamiento basado en estos ejercicios, resulta muy demandante en cuanto a esfuerzo y a tiempo, y no te da los resultados que esperas, sobre todo si tu deseo es adelgazar.

De hecho, durante el tiempo que pasas haciendo ejercicios de cardio, quemarás muchas calorías y perderás bastante agua. Una vez terminado el ejercicio, la quema se detiene y el agua se vuelve a recuperar.

Además, a medida que sigues haciendo estos ejercicios, posiblemente tengas que aumentar la intensidad, lo que te hará gastar más tiempo para quemar la misma cantidad de calorías.

¿Cuál es la solución? Combinar los ejercicios de cardio con ejercicios de fuerza. El entrenamiento de fuerza te permitirá ganar masa muscular y tonificar tus músculos. Estos, además, contribuirán a que quemes calorías, ya que, incluso cuando no estás entrenando, estos siguen trabajando.

Adelgazar
Haz ejercicios, pero siempre procura no hacerte daño al esforzarte demasiado. Fuente: Pixabay

Alimentación

Puede que pienses que, ya que estás haciendo ejercicio, te mereces una recompensa. Además, es normal tener hambre luego de una rutina de ardua actividad física. Esto posiblemente te lleve a comer cualquier cosa que tenga bastante grasa y calorías.

Si no estás logrando tu objetivo, debes vigilar lo que comes. Claro está, tampoco es que te irás al otro extremo. Más bien, piensa en una dieta que vaya combinada con tus rutinas y te brinde los nutrientes necesarios para que seas más eficiente.

Las frutas y los vegetales, así como una dieta hipocalórica son tus aliados para que logres conseguir la figura que deseas.

Evita las comidas enlatadas, las bebidas azucaradas, las bebidas alcohólicas y la comida chatarra. Por supuesto, no hay nada de malo comer algo de esto de vez en cuando, pero estaría mal que apenas salir del gimnasio te lances a devorar lo primero que encuentres.

Sé constante

Otra cosa que te puede perjudicar es la constancia. Fíjate un horario para hacer ejercicio, y las rutinas que deseas hacer. Por supuesto, debes tener en cuenta tu contextura más que en tu peso corporal.

El peso corporal no lo es todo. Esto quiere decir que existen otras variables, como la grasa, la cantidad de agua y nuestra propia contextura. También juega un papel importante nuestro estado de salud.

Al fin y al cabo, todos buscamos tener una vida sana, y para muchos bajar de peso a cualquier costa puede convertirse en una obsesión poniendo en riesgo su propio bienestar. Lo mejor es ser equilibrados y buscar ayuda especializada si es necesario.

También te puede interesar:

Conoce la dieta del requesón y yogur para perder peso en una semana

Los métodos para bajar de peso más extraños de la historia

¿Qué es la Dieta Ying Yang y cómo aplicarla?