5 remedios herbales para complementar el tratamiento contra el cáncer de ovario

El cáncer de ovario es la quinta causa de muerte por esta mortal enfermedad en el mundo. Actualmente se ha comprobado la eficacia de los tratamientos herbales alternativos, que brillan por su potencial antioxidante, antiinflamatorio y anticancerígeno

Considerar el consumo de alimentos de gran poder medicinal como el ajo, jengibre y té verde, puede ser de gran ayuda para prevenir y combatir el cáncer de ovario.
Considerar el consumo de alimentos de gran poder medicinal como el ajo, jengibre y té verde, puede ser de gran ayuda para prevenir y combatir el cáncer de ovario.
Foto: Foto de Anete Lusina en Pexels / Pexels

Sin lugar a dudas el cáncer es una de las enfermedades más mortales de todos los tiempos. Es el término que corresponde a un grupo numeroso de enfermedades que se caracterizan por el desarrollo de células anormales, que se dividen, crecen y se diseminan sin control en cualquier parte del cuerpo. No en vano  actualmente el cáncer se considera un desastre humano y es una de las enfermedades más prevalentes en el mundo, con base en ello los casos de mortalidad aumentan día con día. En el mundo occidental, el cáncer de ovario es la principal causa de muerte por neoplasias ginecológicas. Lo cierto es que a pesar de los tratamientos actuales para que van desde cirugías, medicamentos y quimioterapias, el cáncer de ovario sigue siendo un desafío. Cabe mencionar que se trata de la quinta causa de muerte por cáncer, después de los cánceres de pulmón, mama, colon y páncreas. Cada año, alrededor de 23,000 mujeres son diagnosticadas con esta enfermedad y 14,000 mueren a causa de ella, una tasa de mortalidad relativamente alta que en muchos casos es causada por la falta de detección temprana. 

Por fortuna actualmente las personas cada día están más receptivas a la medicina y tratamientos alternativos, entre los que se destacan una amplia gama de remedios naturales. De manera específica podemos decir que las hierbas terapéuticas y sus fitocompuestos derivados, hoy en día se están aceptando progresivamente como tratamientos complementarios útiles para el cáncer. Con base en ello nos dimos a la tarea de recopilar las mejores opciones disponibles contra el cáncer de ovario basadas en el uso de hierbas que desempeñan una función vital en la prevención y el tratamiento del cáncer de ovario.

1. Ajo

El ajo es uno de los alimentos-medicina más antiguos y valorados de todos los tiempos. Su nombre científico es Allium sativum y se trata de una planta notable, contiene múltiples efectos beneficiosos para la salud como actividad antitrombótica, antimicrobiana, hipolipidémica, antiartrítica, hipoglucemiante y antitumoral. De manera específica numerosos estudios han comprobado sus beneficios para retrasar e inclusive impedir el crecimiento de tumores cancerígenos. Lo mejor de todo es que los investigadores han comprobado que estas bondades se asocian con el consumo diversas presentaciones como: extracto de ajo fresco, ajo añejado y aceite de ajo, estos productos brillan por su contenido en diversos compuestos orgánicos de azufre derivados del ajo, incluida la salilcisteína y que se relacionan con un gran potencial contra el cáncer.

Ajo. /Foto: Pixabay

2. Jengibre

Otro tesoro medicinal de todos los tiempos es el jengibre, considerada una de las especias más poderosas y curativas. Su consumo se asocia con grandes propiedades que benefician al funcionamiento digestivo, respiratorio, nervioso, cerebral y metabólico. Lo cierto es que la mayoría de sus beneficios se relacionan con su poder antiinflamatorio y antioxidante, que le confiere su inmenso potencial anticancerígeno. El jengibre ayuda a inactivar las células tumorales, gracias a sus beneficios para eliminar la inflamación crónica. De manera particular se ha comprobado que la raíz de jengibre es el alimento natural perfecto para aniquilar las células del cáncer de ovario. El jengibre destruye las células cancerosas de ovario de dos formas: la primera es mediante la apoptosis (un proceso de autodestrucción celular) y la segunda por la autofagia donde las células se digieren a sí mismas. Los científicos de la Universidad de Michigan descubrieron que el jengibre se relaciona con la misma tasa de apoptosis que los medicamentos de quimioterapia comunes ¡Y sin efectos secundarios!

te de jengibre
Infusión de jengibre. /Foto: Shutterstock

3. Té verde

El té verde es considerada la bebida más saludable del planeta, es oro líquido para la salud. Es la infusión que se obtiene mediante las hojas secas sin fermentar de Camellia sinensis, de la que se han informado numerosas virtudes medicinales: antibacterianas, hipocolesterolémicas, antioxidantes, antitumorales y preventivas del cáncer. El simple hecho de beber dos tazas por día de té verde puede reducir a la mitad el riesgo de cáncer de ovario. Los científicos han demostrado que esta es la medida precisa, ya que se registró que las mujeres que bebieron solo una taza al día redujeron el riesgo de este tipo en un 24%, mientras que dos o más tazas disminuyen el riesgo en un 46% ¿Lo mejor de todo? La constancia es clave, ya que se demostró que la tasa de cáncer de ovario se ha reducido en un 75% en el caso de aquellas mujeres que bebieron té verde de manera constante durante más de 30 años. Se sabe que este inmenso potencial anticancerígeno se relaciona con su excepcional nivel de antioxidantes.

té verde
Té verde. /Foto: Shutterstock

4.Gingko biloba

Se ha demostrado que el ginkgo biloba es una de las hierbas medicinales del momento y es que su consumo se relaciona con una larga lista de propiedades que benefician la salud y alargan la esperanza de vida. De manera concreta brilla por sus propiedades anticancerígenas (quimiopreventivas) están relacionadas con sus acciones antioxidantes, antiangiogénicas y reguladoras de genes, que refuerzan al sistema de defensas del organismo e impiden el crecimiento de tumores. Según un reciente estudio, en los seres humanos el extracto de Ginkgo biloba inhibe a los radicales libres y el estrés oxidativo; factores que se relacionan directamente con el cáncer.

Gingko biloba. /Foto: Shutterstock

5. Neem

El neem es uno de los tesoros medicinales mejor guardados en India. Las hojas de neem están repletas de bondades de las cuales vale la pena hablar: actúan como un buen aliado para tratar trastornos oculares, gusanos intestinales, malestar estomacal, úlceras cutáneas, enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedad cardiovascular), fiebre, diabetes, enfermedad de las encías (gingivitis) y afecciones hepáticas. A su larga lista de propiedades se suma su potencial anticancerígeno, las últimas investigaciones han establecido que uno de algunos compuestos activos del neem y en específico la gedunina puede ralentizar o incluso detener la propagación de ciertos cánceres (uno de ellos es el de ovario). Un estudio demostró lo que sucede cuando las líneas celulares de cáncer de ovario humano se tratan con gedunina in vitro: se muestra una  reducción del 80% en la proliferación celular cancerígena. 

Infusión de hojas de neem
Infusión de neem./Foto: Shutterstock

Te puede interesar: