“Les estamos fallando a nuestros hijos”: auge de adolescentes pistoleros y víctimas en violencia armada en Nueva York

La edad promedio en que los menores toman un arma ilegal por primera vez en NYC ha disminuido de un promedio de 16/17 años a sólo 12/13. Según NYPD, la reincidencia entre los adolescentes aumentó drásticamente los últimos cinco años

NYPD patrullando una escuela.
NYPD patrullando una escuela.
Foto: Getty Images

Confirmando los constantes titulares de prensa, los adolescentes víctimas y victimarios son cada vez más protagonistas en la violencia armada de Nueva York, agravada por impunidad y anarquía.

El número de pistoleros y sus víctimas menores de edad se ha triplicado en los últimos años en NYC, confirma un nuevo memorándum de NYPD, el cuerpo policial más grande del país.

Los hallazgos son parte de un análisis de datos preparado por el Departamento de Policía de Nueva York que se distribuyó recientemente a otras agencias de la ciudad, y del cual el diario New York Post obtuvo una copia.

Revela que 12.7% de los pistoleros identificados durante los primeros ocho meses de 2022 fueron menores de 18 años, un salto significativo con respecto al 9.2% en el mismo período de 2017. Para agravar ese hallazgo, la proporción de adolescentes heridos o muertos en balaceras también se ha disparado durante ese período de cinco años.

“Es muy claro que les estamos fallando a nuestros hijos”, dijo Richard Aborn, presidente de la Comisión de Ciudadanos contra el Crimen (Citizens Crime Commission), quien ha ayudado a elaborar políticas policiales durante varias décadas en Nueva York.

Los adolescentes representaron 10.9% de las víctimas de tiroteos en los cinco condados durante los primeros ocho meses de 2022, según el análisis, el doble de la tasa del 5.7% reportada en 2017.

Los menores de 18 años se han vuelto mucho más propensos a ser víctimas de un tiroteo o ser nombrados por la policía como presuntos desencadenantes a medida que aumentó la cantidad de incidentes de violencia armada en los cinco condados en medio de la pandemia de coronavirus.

Hubo 111 adolescentes víctimas de disparos durante los primeros ocho meses de 2022, que es el triple de las 36 víctimas durante el mismo lapso de 2017. El alza supera el aumento general de la violencia armada, que casi se duplicó en 2022 en comparación con 2017. En total, la policía ha registrado 992 tiroteos con 1,206 víctimas en NYC lo que va del año 2022.

Según Aborn, las cifras refuerzan los hallazgos descritos en una nueva investigación alarmante que muestra que la edad promedio en que los menores toman un arma ilegal por primera vez ha disminuido de un promedio de 16/17 años a sólo 12/13.

En junio de 2018 sucedió uno de los crímenes más brutales en la historia de Nueva York, cuando el quinceañero Lesandro “Junior” Guzmán Feliz fue emboscado y apuñalado por pandilleros. A fines de 2019, la universitaria la estudiante universitaria Tessa Majors fue acuchillada por tres menores de edad cuando caminaba en el Morningside Park de Manhattan.

Uno de los casos más recientes ocurrió a finales de agosto, cuando un presunto pandillero de 16 años fue detenido como sospechoso de balear en la cabeza “por error” a un trabajador de NYCHA que disfrutaba su descanso en un parque de El Bronx, rodeado de niños.

A principios de este mes un quinceañero murió luego de recibir un disparo en el estómago en un parque de Brooklyn minutos después de salir de la escuela. Días después, un adolescente armado falleció electrocutado al caerse mientras huía de la policía tras un robo en un vagón del Metro en El Bronx, y dos de sus cómplices detenidos eran menores de edad. Ayer, dos menores de edad fueron baleados cuando pandilleros se enfrentaron en un patio de juegos de Queens, entre padres y niños.

El informe de la policía de Nueva York también encontró que la reincidencia entre los adolescentes aumentó drásticamente durante el período de cinco años. Y destaca que el aumento comenzó antes de la pandemia cuando los asambleístas estatales aprobaron una legislación controvertida en 2019 que aumentó a 18 años la edad de enjuiciamiento penal por muchos delitos, incluida la posesión de armas.

La pandemia, el clima anti policial y la reforma penal han sido identificados como factores que han disparado el crimen en NYC, particularmente balaceras, ataques con armas blancas y robos en tiendas, farmacias y bodegas.

En NYC la violencia armada ha sido un gran reto para el alcalde ex policía Eric Adams, quien desde que asumió el cargo en enero ha encontrado obstáculos dentro de su propio partido demócrata y líderes de “Black Lives Matter” (BLM) para enfrentar la crisis.

Sin embargo, en agosto la gobernadora Kathy Hochul y el alcalde Adams celebraron que frente a 2021 las balaceras habían bajado 11%, citando además un alza de 104% en incautaciones de armas ilegales.